Colegio Notredame

Padre Eduardo Mera

Querida comunidad del Colegio Notre Dame:

Soy Eduardo, el cura del colegio.

Quiero comunicarles una noticia que sinceramente me da pena decir.

Este año he decidido pedir a mi obispo las dispensas temporales del ejercicio ministerial por el plazo de un año (de febrero a febrero). En términos simples significa que durante el 2016 no ejerceré mis funciones de sacerdote y que por lo tanto no seré capellán del colegio.

Las dispensas temporales son revocables. Esto significa que el año 2017 podría seguir siendo sacerdote si es que así lo decido junto con mi obispo.

La razón por la que he pedido este tiempo de dispensas es porque me he venido replanteando si quiero o no seguir siendo sacerdote. Estoy viviendo una crisis vocacional que ya lleva bastante tiempo, y he decidido que lo mejor que puedo hacer ahora es darme un espacio fuera de todo lo que hago como sacerdote, trabajar y vivir como laico.

Para este año tengo la esperanza de madurar, crecer, sanar y ver mejor lo que hay en mí y cuál es la mejor decisión para mi vida. Dependiendo de los signos que vaya descubriendo decidiré al final de éste si vuelvo o no a ejercer el ministerio sacerdotal. Mi deseo es que si vuelvo lo hago para morir de viejo como cura… y si no vuelvo es porque he visto con más claridad que la vida del laico es lo que debo seguir y casarme si encuentro a alguien que soporte vivir con un ex cura (esto último lo digo un poco a la broma).

Evidentemente no es sólo mi querer. Dios también tiene algo que decir en esta decisión. Y espero escucharlo en mis deseos más profundos y en lo que la vida me vaya mostrando.

Termino dándole un agradecimiento muy grande al Colegio. Especialmente a quienes me han acompañado más de cerca y me han ofrecido y dado todo tipo de ayuda. Han sido expresión de acogida y de misericordia. Una espejo de la Iglesia que es madre y que no descuida a sus hijos aun cuando toman caminos distintos.

De verdad creo que este colegio tiene un espíritu hermoso no simple de precisar, que ronda por los pasillos y es difícil saber dónde está, pero aparece y aflora con toda su belleza en los tiempos más difíciles, en la vida de personas concretas que necesitan consuelo cercanía y también ayuda material… en el tiempo que llevo soy testigo de que ustedes como comunidad de colegio son un don de Dios para mucha gente y hoy lo son también para mí.

Si rezan les pido que me ayuden a pedir el don del Espíritu que es consuelo y sabiduría. Un abrazo muy grande. Yo también me acordaré de rezar por ustedes. De todo corazón muchas gracias.

  Texto o imagen