Colegio Notredame

Roberto Polain Cartier

El camino desde la indefensa guagua hasta la grandeza del hombre adulto está encarnado por estas encantadoras creatura que llamamos : un niño.

Tales niños, aunque de distintos tamaños, contexturas, colores y pesos poseen rasgos comunes, gozan plenamente cada momento del día y protestan con gritos cuando los papás los mandan a la cama.

Se los puede encontrar en todas partes de la casa: arriba, abajo, en el jardín o donde menos se nos ocurra. Están siempre en movimiento: andando, saltando, corriendo o trepando.

Las mamás hacen de ellos pequeños dioses, las niñitas los odian, los hermanos y las hermanas mayores los toleran y el cielo los guarda…

Un niño es la verdad escondida bajo una cara sucia, la belleza con rodillas embarradas, la sabiduría con vestidos rotos y la esperanza del porvenir con un petardo en el bolsillo…

Para el que quiere concentrarse en su trabajo, el niño pasa a ser primordialmente una molesta fuente de ruido, que persiste de manera incesante e insoportable.

Si se reciben visitas y se espera que el niño se luzca, parece que de repente y a propósito se pone mudo y torpe, a veces también es capaz de convertirse en fiera salvaje cuyo único deseo fuera el de destruir al mundo entero y a si mismo.

Nadie se levanta fácilmente más temprano que el niño y nadie llega tan tarde a la mesa. Sólo él puede encontrar plena satisfacción metiéndose en la mugre; sólo él también realiza la hazaña de esconder en un mismo bolsillo un viejo cortaplumas, una manzana mordida, tres metros de cordel, una caja de fósforos vacía, dos caramelos pegajosos y una pata de pollo.

Pero el niño es también un ser maravillosamente mágico. Podemos echarlo de la cocina, mas no de nuestro corazón. Lo podemos apartar de nuestras ocupaciones profesionales, pero no de nuestros pensamientos – y cuando regresamos de noche a la casa con esperanzas decepcionadas y proyectos fracasados, el niño posee ese don maravilloso de renovarlo todo con estas palabras mágica: “buenas noches, papá…”

De autor anónimo; citado en la revista “Familia, Colegio e Instituto” de Bélgica.

Educar para la Libertad.

Roberto Polain Cartier